Category: Semillas

Una película que presenta las trayectorias de mujeres agricultoras que participan activamente de los movimientos agroecológicos de Brasil.

Hay muchas mujeres alrededor del mundo desafiando las condiciones desfavorables a las que fueron sometidas y, a su vez, transformando este planeta en un lugar mejor. Lamentablemente, todavía son invisibilizadas por la mayoría de los medios (una reciente investigación publicada por la ONU (ver aquí) reveló que sólo 1 de cada 4 personas sobre las que se lee o escucha en las noticias son mujeres).

Por suerte, hay personas dedicadas a hacer público el trabajo arduo e inspirador de algunas de esas mujeres. Por ejemplo, el equipo del documental brasileño “As Sementes”, dirigido por el cineasta Beto Novaes y basado en el libro “Mujeres y Agroecológica: transformando el campo, las florestas y las personas”, que surgió de la tesis de doctorado de Emma Silliprandi.

La película presenta las trayectorias de mujeres agricultoras que participan activamente de los movimientos agroecológicos en Brasil. De acuerdo a informaciones del portal SOS Corpo (ver aquí), en su filmografía, Beto Novaes suele trabajar la imagen desde una perspectiva ideológica, retratando temas relacionados con el mundo del trabajo y rescatando la memoria de las luchas de las trabajadoras y de los trabajadores rurales.

Fuente: Un Pastiche

Semillas ¿Qué sabemos sobre ellas? Diferencia entre semilla y grano. Conservación. Patentes y Derechos de Propiedad Intelectual. Intentos de modificación de la Ley de Semillas en Argentina. Entrevistas a Mariano Beltrán y Carlos Vicente.


Vídeo realizado por CPA Quilmes

Un video que muestra la voces de los campesinos, técnicos, terapeutas, etc. sobre el intento de introducir cultivos transgénicos en el Perú en el 2011, lo que promovió un gran debate público.

La cosmovisión andina tiene una perspectiva de las semillas que hay que escuchar, para comprender que un tema como el de los Organismos Genéticamente Modificados amerita más que una discusión técnica y económica. El tema va más allá.

«De la mano de Carlos Vicente, Norma Giarraca y Soledad Barruti, desarmamos la trama de este nuevo intento de modificación de la Ley de Semillas, y nos abocamos a la reflexión sobre las consecuencias que el avance de las corporaciones del agronegocio tiene para nuestra vida. Las semillas, como parte de nuestro patrimonio común, nuestra alimentación, nuestra salud, y nuestra democracia son nuevamente jaqueadas y corren peligro si no le ponemos límites políticos al agronegocio.»

 

Esta lucha camina toda Nuestra América, y en ella se enmarca este trabajo.

Fuente: Huerquen Comunicación en colectivo

Comunidades Nahuas, Masapijnin, Ñühüs y Mestizas ofrendamos a nuestra semilla criolla respeto y agradecimiento para que nos siga dando vida a las comunidades indígenas. Para nuestras comunidades, el maíz es nuestro padre, es nuestra madre; es la vida misma. Compartimos con ustedes hermanas y hermanos la ofrenda que hicimos 32 comunidades a nuestro maíz en la comunidad Nahuatl de Apetlaco.

“Buenas tardes”, saludan tres ancianas a su llegada a la comunidad de Apetlaco, Tlachichilco, Veracruz. Sus ropas llenas de vida y color, sus rostros resplandecientes de alegría y sabiduría contagian a todos los presentes en el ritual a nuestras semillas. Cuando las y los anfitriones las invitan a tomar los alimentos, mencionan que son parteras nahuas que viajaron cinco horas para ofrecer y bailar con su maíz, para mostrarle respeto y cariño.

El tres de Junio fue un día especial para las comunidades nahuas, masapijnin, ñühüs y mestizas de la Huasteca de Veracruz e Hidalgo. Se trataba de ofrendar a nuestra semilla, a nuestro maíz blanco, morado, amarillo, negro, rojo y pinto. Por eso, en esa madrugada las señoras y los señores de la comunidad de Apetlaco llegaron desde las 4 de la madrugada. Mientras las señoras ponían la lumbre, los señores sacrificaban al cerdo para ofrecerle comida a las 32 comunidades que visitaron y ofrendaron a la semilla. Al preguntarles a las parteras nahuas, ¿por qué visten al maíz?, responden “porque es nuestra hija”. ¡Claro! hay que vestirla, hay que cuidarla como a una niña porque después nuestra hija se convertirá en nuestra madre y nos dará la vida misma, nos responde otra partera. El desayuno nos enseñó a vivir en comunidad. Las señoras llegaron con cubetas llenas de enchiladas rojas, verdes, de moles, de frijoles y huevos, con tacos de guisado, tamales, bocoles que las señoras de Apetlaco y Apostoles prepararon para toda la gente. Todas y todos estábamos colaborando con algún trabajo, unas preparando el agua, otros cargando garrafas llenas de agua desde el río, otros arreglando la mesa para el ritual, otras cortando y tejiendo las palmas, las curanderas y los curanderos cortando el papel para la ofrenda.

Entre el trabajo y las enchiladas se fue llenando la galera de mujeres, hombres, abuelos y niñas de las diferentes comunidades nahuas, masapijnis, ñühüs y mestizas. También los tríos hicieron su aparición, sacaron su violín, la jarana y la huapanguera y le dieron más vida a cada una de las actividades que se realizaba. Sí, cuando los curanderos cortan las figuras de papel que representan al maíz, el trío acompaña con una música para esa actividad. Las curanderas y los curanderos indígenas se acomodaron frente de la mesa de ritual para que la gente fuera pasando uno por uno para ser limpiado. Se le pregunta a la curandera, doña Juana ¿por qué limpian?. Y nos responde “porque hay que limpiar nuestro cuerpo y alma para poder pasar a ofrendar a la semilla”. De esta manera las comunidades respetamos nuestra semilla, sabemos que ella es la vida misma. Una vez estando limpios de cuerpo y alma, tocó el momento de disfrutar de un mole de cerdo que las señoras habían comenzado a preparar desde la mañana.

Durante la comida tocó las alabanzas “La nueva banda furiosa de Apetlaco” y le dio más sabor a la comida. Después de compartir el mole de cerdo nos concentramos de nueva cuenta frente a la mesa de ritual. Las y los curanderos con sus trajes para la costumbre ya puestos, dieron inicio a la ofrenda. Los tríos nunca dejaron de tocar, hasta que el sol tejió el cielo con sus rayos al otro día. Lo mismo que mucha gente. La gente con las curanderas y los curanderos danzaban y danzaban; porque danzar no sólo es bailar, es agradecer, ofrendar, respetar, acompañar y resistir como comunidades indígenas.

Durante la ofrenda empezaron a aparecer grupos de danza. El primero fue una danza de mujeres de la comunidad de la Soledad, Tlachichilco, Veracruz. Después apareció un grupo de hombres de la comunidad de Chintipan, Tlachichilco,Veracruz. Cada uno de los grupos estaba acompañado de un trío y no sólo danzaban, también cantaban. A media noche, el curandero ñühü Ali realizó su ritual e hizo que todas y todos nos juntáramos y danzáramos alrededor suyo. Justo cuando el sol empezaba a mandar los primeros rayos de luz, todas y todos nos dirigimos hacia el río para ofrendarle y así dar por terminado el ritual a la semilla, a nuestra semilla criolla.

Vídeo: Citlalli Sotelo Y Saydel García.

Texto: Saydel García

Fotografías: la voz de los campesinos

Na Paraíba, agricultores familiares usam as sementes crioulas, conhecidas como sementes da paixão para formarem suas lavouras. As sementes garantem a diversidade genética, são resistentes à seca e representam um patrimônio da agricultura local.

Há uma relação muito forte dos agricultores paraibanos com as sementes crioulas que as famílias vêm guardando, selecionando e conservando de geração em geração.

 

El sábado 20 de setiembre de 2014, en el municipio de Palmitos, Estado de Santa Catarina, Brasil, inició el I Curso Suramericano de Semillas Criollas, realizado por la CLOC Vía Campesina. En el curso, participaron representantes de 9 países y más de 20 organizaciones.

El curso duró 5 días y contempló estudios y debates sobre la coyuntura de las semillas, legislación, experiencias de recuperación, manutención y reproducción de semillas. Tuvo visitas de campo, así como también la construcción de un plan de acción a nivel suramericano.

Realizador del video: Valter Israel da Silva

«La modificación de la actual legislación equivale a avanzar aún más en la privatización de las semillas, prohibiendo la reutilización que los productores hacen de aquellas que obtienen en sus propias cosechas. De este modo se viola el derecho fundamental de los agricultores a seleccionar, mejorar e intercambiar las semillas libremente. Y si las transnacionales avanzan sobre el control de las semillas, también lo harán en la monopolización del mercado y el control corporativo de los alimentos de todo el pueblo argentino.»

PARTE I


PARTE II

Sumáte a esta campaña!
Correo electrónico: noalanuevaleydesemillas@gmail.com
Twitter: @noleydesemillas
Facebook: NO a la nueva Ley «Monsanto» de Semillas en Argentina

El 2014 es el Año Internacional de la Agricultura Familiar. El objetivo es visibilizar a la agricultura familiar como una alternativa sustentable en la lucha por la erradicación del hambre y la pobreza. La CLOC-Vía Campesina y la Coordinadora CAOI proponen un modelo alternativo llamado soberanía alimentaria en el cual la agricultura familiar y a pequeña escala son la base de la producción de alimentos.

(más…)